martes, 29 de agosto de 2017

Hindúes y cristianos





¿Tu verdad? No, la verdad
y ven conmigo a buscarla.
La tuya, guárdatela.
Antonio Machado


Soy caballa, de Ceuta por si alguien no conoce el gentilicio. Bautizada en la iglesia de África por don Bernabé Perpén. Mis paisanos saben a quién me refiero cuando hablo de este párroco emblemático.

Hay que ser ceutí para entender la convivencia difícil y enriquecedora de tres culturas dispares: la hindú, la musulmana y la cristiana. Por eso valoro tanto los gestos de acercamiento y respeto y me indignan profundamente las intolerancias.

En la fiesta hindú, los seguidores del dios Ganesh, entran en procesión en la iglesia de África para hacer una ofrenda floral a la Patrona. Es uno de los gestos que, para mí, merecen el mayor agradecimiento, de hecho se viene haciendo hace años.

Hasta aquí todo bien, pero el señor obispo de Cádiz, Don Rafael Sornoza, que a la vez lo es de mi ciudad, considera que ha habido profanación y su Ilustrísima obliga a dimitir al señor vicario.

Si consideramos que don Rafael tomó posesión de la diócesis en 2011: o bien lleva años sin enterarse de este acercamientos de hindúes y cristianos o bien se ha hecho eco de varios intolerantes que consideran que viene el Apocalipsis y que ha habido desmadre o sacrilegio.

Si el concilio vaticano segundo (1059) ya proponía lograr la mejor interrelación con las demás religiones, principalmente las orientales, creo que su Ilustrisima se ha quedado en Nicea: No creo que le suene el término diálogo interreligioso.

El propio obispo ha expresado en el comunicado “su profundo dolor” por un hecho que no duda en calificar de “lamentable”, por lo que “pide perdón a todos los que por esta actuación han sido heridos, escandalizados o confundidos en su fe”. Pues, señor obispo, si las fe de sus fieles es tan endeble, como para que la rompa un gesto de confraternización, va siendo hora de cuestionar su labor pastoral.

Es claro que la iglesia es jerárquica: El señor vicario dimite y pide perdón, supongo que por obediencia. Yo, que aplaudo su gesto de abrir el templo, no creo que tenga que pedir perdón de ninguna clase. Pero si me gustaría que el Papa Francisco, que hace poco rezó en la mezquita de Estambul, le obligara a su Ilustrísima a pedir perdon y a dimitir por intolerante y arcaico.

jueves, 3 de agosto de 2017

He terminado de darle forma a mi nueva novela


Acabo de terminar el capítulo 21 y final de mi próxima novela. Ahora toca leerla con tranquilidad para repasar, comprobar, retocar...

Además, nuestra amiga e ilustradora Angie Suárez nos manda varios bocetos de la futura portada de esta nueva novela 'Siempre fuimos más jóvenes que hoy'. Una historia muy, muy actual.