domingo, 29 de enero de 2017

Recorrido por la Sevilla de Aníbal González

Organizado por el Exmo Ayuntamiento de Bormujos y guiados por el nieto del insigne arquitecto, Aníbal Gónzalez, y Andrés Nadal hemos visitado algunos de los edificios más representativos de Aníbal en Sevilla: desde la Plaza Nueva a la Plaza de América.

Yo conocía el valor arquitectónico de la mayoría de estos edificios, su mezcla de estilos que terminan fundiéndose en una armonía que es su seña de identidad; lo que no sabía era el valor humano y moral, del que su nieto habla con cariño conmovedor: su preocupación por mejorar las condiciones de trabajo de los obreros a su cargo y su visión ética de lo que edificaba.

Ante su obra más emblemática: la Plaza de España, me vuelvo a quedar admirada, aunque ya la haya visto por enésima vez. No sabía el trabajo que le supuso la construcción de la torre norte, debido al terreno sobre el que está edificada, que necesitó diez metros de profundidad en sus cimientos frente a los cinco de la torre sur. En ambas se utilizó, como algo novedoso el cemento armado.

Cuando veía el semicírculo de esta plaza, nunca me paré a pensar en su significado. Explicado hoy por su nieto Aníbal, me ha emocionado.

La Plaza de España quiso simbolizar que nuestro país abre sus brazos y acoge a iberoamérica. Esto, en un mundo donde muchos estamos sensibilizados contra el racismo del señor Donald Trump, intentando cerrar fronteras con muros sin sentido, contra la Europa que no deja pasar a refugiados sirios y lo que tenemos aún más cerca: las concertinas de Melilla y Ceuta, es una luz de esperanza: de que hubo y volverá a haber no son sólo grandes artistas, sino grandes personas que expresen con su arte lo mejor de ellas mismas.

Gracias al Ayuntamiento de Bormujos, a Andrés y, sobre todo, gracias a Aníbal González nieto, por habernos brindado esta genial visión de su abuelo.

Artículo en wikipedia



No hay comentarios:

Publicar un comentario