martes, 22 de noviembre de 2016

Violencia en el fútbol


Antes que nada diré que entre mis aficiones está el fútbol y soy sevillista... muy palangana... Mi padre lo era y yo también. Igual podía haber sido bética. Esto no deja de ser un juego, al fin y al cabo.

Llevo varios días ilusionada con el partido de Champions, no es para menos: vamos los primeros de grupo y nos basta un empate para pasar a octavos.

Me acaban de quitar la ilusión las imágenes de lo ocurrido ayer en pleno centro de Sevilla, donde cuarenta descerebrados, con cara cubierta, han atacado a aficionados de la Juventus: sangre, destrozos, heridos, uno de ellos grave con herida de arma blanca

Gritaban que eran Biris, no lo sé, pero desde luego eran unos gamberros, violentos, cobardes, energúmenos... podía seguir poniendo calificativos hasta llenar un libro.

¡Vaya imagen que hemos dado de Sevilla y de su gente en España, Italia y en todo el mundo! Y todo  por culpa de cuatro pirados que confunden la simpatía a un club con esto.

El Sevilla F.C. rápidamente ha declarado su repulsa ante los hechos. ¡Es lo menos!

Me sigo preguntando ¿No es posible erradicar tanta violencia del fúlbol? No es el primer hecho vandálico y desgraciadamente no será el último. ¿La FIFA no podía endurecer las leyes?

Es que lo que pasó ayer no compensa ninguna copa, ningún triunfo, ningún título...

Se mueve mucho dinero alrededor del deporte rey, pero a mí me parecería buena cualquier sanción, incluida la expulsión inmediata del Sevilla FC de la liga de Campeones. Haría lo mismo con cualquier otro equipo... a la larga, los aficionados y los clubs pondrían más energía, más esfuerzo, más tesón... en combatir esta violencia sin sentido.

Os vuelvo a recordar que soy sevillista, pero para mí, el fútbol es una afición y la no violencia es una forma de ver y vivir la vida.

3 comentarios: