lunes, 27 de junio de 2016

Ande yo caliente y ríase la gente... o llore.


Estoy decepcionada tras el cómputo electoral. Ayer veía atónita subir al PP como la espuma, sin que le hiciesen mella la política de austeridad, la ley mordaza, los papeles de Panamá, las triquiñuelas de Fernádez Díaz, la caja B, los recortes en sanidad, en dependencia, en educación; los desahucios, la política de inmigración...

Sigo pensando en este irrazonable resultado y me ha venido a la memoria la conocida letrilla de Luis de Góngora.

Traten otros del gobierno 
del mundo y sus monarquías; 
mientras gobiernan mis días 
mantequillas y pan tierno 
y en las mañanas de invierno 
naranjada y aguardiente 
y ríase la gente.

Tengo que descubrirme ante la campaña del señor Moragas, Maquiavelo no lo iguala: Dejadnos gobernar a nosotros que tenemos experiencia y vamos sacando a España de la crisis, los MALOS os van a quitar el pan, la mantequilla, las naranjas y el aguardiente. No os importe, los que no tienen pan, ni tierno ni duro, aunque lloren en vez de reír.

Los que hoy ríen son todos aquellos corruptos o responsables directos de la corrupción a los que casi ocho millones de electores le han dado un cheque en blanco para seguir gobernando a su antojo ¿O quizás sería mejor decir una tarjeta negra?

Sigamos recordando al genial cordobés:

Cuando cubran las montañas 
de blanca nieve el enero 
tenga yo lleno el brasero 
de bellotas y castañas.

Y no me debe importar la pobreza energética de miles de personas. A ver si votando a los MALOS, también yo me voy a quedar sin calefacción. Si que deben reír los consejeros de eléctricas y gas, que salieron por puertas giratorias desde el gobierno.

La letrilla sigue:

Busque muy enhorabuena 
el mercader nuevos soles...

Pero si son emigrantes, que no busquen el sol en Europa. La Europa solidaria, la de los Derechos Humanos, cierra hoy sus puertas a cal y canto... el sol para nosotros... No en vano señor Jean Claude Juncker, ha sido de los primeros en felicitar a Don Mariano, por cierto, parece que de forma más cordial que el señor Aznar.

Pues sí, funcionó el voto del miedo, atrajo a muchos electores que votaron obviando la corrupción y el escándalo. Mi miedo es otro, es este inmovilismo que nos hace ir hacia atrás. Hoy tengo pena, pena de que todo siga igual y que no remontemos este bache “La pena pone plomo en las alas”

He escuchado ya varias veces al señor Pedro Sánchez decir que son la primera fuerza de la izquierda, parece aliviado al haber esquivado la caída en picado, perdiendo sólo cinco diputados.

Pues bien, si son la primera fuerza de la izquierda, póngase de acuerdo con la segunda... a menos que sean ustedes la segunda... pero de la derecha.

1 comentario:

  1. Todos estamos tristes...y mientras más vueltas se le da, más triste te pones. Ya está bien coño.

    ResponderEliminar