lunes, 27 de junio de 2016

Ande yo caliente y ríase la gente... o llore.


Estoy decepcionada tras el cómputo electoral. Ayer veía atónita subir al PP como la espuma, sin que le hiciesen mella la política de austeridad, la ley mordaza, los papeles de Panamá, las triquiñuelas de Fernádez Díaz, la caja B, los recortes en sanidad, en dependencia, en educación; los desahucios, la política de inmigración...

Sigo pensando en este irrazonable resultado y me ha venido a la memoria la conocida letrilla de Luis de Góngora.

Traten otros del gobierno 
del mundo y sus monarquías; 
mientras gobiernan mis días 
mantequillas y pan tierno 
y en las mañanas de invierno 
naranjada y aguardiente 
y ríase la gente.

Tengo que descubrirme ante la campaña del señor Moragas, Maquiavelo no lo iguala: Dejadnos gobernar a nosotros que tenemos experiencia y vamos sacando a España de la crisis, los MALOS os van a quitar el pan, la mantequilla, las naranjas y el aguardiente. No os importe, los que no tienen pan, ni tierno ni duro, aunque lloren en vez de reír.

Los que hoy ríen son todos aquellos corruptos o responsables directos de la corrupción a los que casi ocho millones de electores le han dado un cheque en blanco para seguir gobernando a su antojo ¿O quizás sería mejor decir una tarjeta negra?

Sigamos recordando al genial cordobés:

Cuando cubran las montañas 
de blanca nieve el enero 
tenga yo lleno el brasero 
de bellotas y castañas.

Y no me debe importar la pobreza energética de miles de personas. A ver si votando a los MALOS, también yo me voy a quedar sin calefacción. Si que deben reír los consejeros de eléctricas y gas, que salieron por puertas giratorias desde el gobierno.

La letrilla sigue:

Busque muy enhorabuena 
el mercader nuevos soles...

Pero si son emigrantes, que no busquen el sol en Europa. La Europa solidaria, la de los Derechos Humanos, cierra hoy sus puertas a cal y canto... el sol para nosotros... No en vano señor Jean Claude Juncker, ha sido de los primeros en felicitar a Don Mariano, por cierto, parece que de forma más cordial que el señor Aznar.

Pues sí, funcionó el voto del miedo, atrajo a muchos electores que votaron obviando la corrupción y el escándalo. Mi miedo es otro, es este inmovilismo que nos hace ir hacia atrás. Hoy tengo pena, pena de que todo siga igual y que no remontemos este bache “La pena pone plomo en las alas”

He escuchado ya varias veces al señor Pedro Sánchez decir que son la primera fuerza de la izquierda, parece aliviado al haber esquivado la caída en picado, perdiendo sólo cinco diputados.

Pues bien, si son la primera fuerza de la izquierda, póngase de acuerdo con la segunda... a menos que sean ustedes la segunda... pero de la derecha.

jueves, 16 de junio de 2016

El "rescate" de Don Alfonso Guerra.

Mal tiene que verse el PSOE para “rescatar” al señor Guerra en su afán por arañar votos de la ciudadanía porque si la memoria no me falla, su salida de la política activa no se podría calificar de decorosa. Recordemos su dimisión después del “Waterguerra”. Si lo miramos hoy con perspectiva podíamos decir que “abrió la lata” de los casos de corrupción que escuchamos día a día.

Si don Alfonso no se enteraba de lo que ocurría en el despacho de la sevillana Plaza de España, no puede negar su responsabilidad política por omisión.

Me viene al recuerdo el conocido chiste del pollo, se solía contar por aquella época.

¿Cómo se guisa un pollo al PSOE?

Se roba un pollo, se le rodea de chorizos, se mete en un despacho y a la hora sale rico, rico...


Ahora tenemos que escucharlo en los medios, criticando la “evolución” de Unidos Podemos. Dice que antes eran comunistas y ahora socialdemócratas. Yo le recuerdo que el PSOE de Pablo Iglesias, durante los cien años de honradez, se definía como obrero, socialista y marxista.

No quiero olvidar su financiación con Filesa, la privatización de Telefónica, Endesa, Repsol...; las reformas en el mercado laboral, los contratos temporales, el abaratamiento del despido, Luis Roldán, los Gal, el medicamentazo, los fondos reservados...

Y algo más... Cuando estaban en la oposición... ¿recuerda aquello de ¡OTAN no! y la pregunta peregrina que más parecía un galimatías que una invitación a la autodeterminación? Sin olvidar a Don Javier Solana y su firme oposición a la “Alianza Atlántica” para terminar como Secretario General de la misma.

Pues sí, señor Guerra, no me parece usted la persona más idónea para dar lecciones a los partidos emergentes y además la forma de su crítica me parece totalmente irrisoria.

La princesa está triste

¿Qué tendrá la princesa?


Recita usted de forma amanerada la colorida y sonora Sonatina de Rubén Darío para expresar el estado de Pablo Iglesias. No veo yo que el líder de Podemos haya perdido la risa, ni el color, como tampoco usted ha perdido sus malos modos y su demagogia.

Creo recordar que antes era usted un lector entusiasta de Antonio Machado, no sé si al igual que éste admirará al autor de Prosas Profanas, pero el recitado es totalmente grotesco.

Ignoro si pretendía usted ridiculizar al poeta nicaragüense o a Pablo Iglesias, pero a mi me ha dado la sensación de que ha sido usted el que ha hecho el ridículo.

Como cantaba Javier Krahe, su partido ha dejado de ser socialista, obrero y no es cien por cien español, por lo que a mi me gustaría que desapareciera, dejando paso a una izquierda auténtica, que luchara por la igualdad y los derechos sociales. Por eso no le daré el consejo de que deje de apoyarlos en esta campaña. Con dos o tres intervenciones como éstas, reforzará el “sorpasso” y llevará a su partido al declive. Así sea.

martes, 14 de junio de 2016

Las dieciocho autonomías españolas.

Pues sí, he titulado dieciocho, no diecisiete y no ha sido un error. Si alguien ha seguido con atención los informativos de la televisión pública española, habrá llegado a la conclusión, que además de las ciudades de Melilla y Ceuta, tenemos dieciocho autonomías, quince peninsulares, dos insulares y una allende los mares, al otro lado de Atlántico, que se llama Venezuela.

Ante todo quiero expresar mi simpatía por todos los países de latinoamérica, incluído Venezuela, y mi empatía por la situación complicada por la que está pasando.

Hay dos cosas preocupantes en el problema venezolano, primero la manipulación que se hace de su política en detrimento de un partido español. Tiene su más claro ejemplo en el twitter del señor Pablo Casado, con su vídeo de la carga policial del Congo explicando que ocurre en Venezuela. Don Pablo, dígale al amigo que le mandó el vídeo que dé un repasito a la geografía de nuestro planeta, no ha acertado con la latitud, ni con el hemisferio, ni con el continente..., esto debe ser consecuencia de tantos cambios educativos que nos ponen a la cola de Europa en este tema.

La segunda, que gran parte de los problemas de latinoamérica -Venezuela entre ellos- no provienen de que sean países pobres, sino de una mala redistribución de la riqueza y esto es un problema generalizado y bastante antiguo.

Señores políticos que viajan a Venezuela, digo yo, que una vez atravesado el Atlántico... ¿Cómo no se han acercado a Honduras, Colombia, Guatemala, Haití..., donde la lacra de la desigualdad azota a la población, parte de la misma no tiene acceso a la sanidad, al agua potable, a la educación y son tan hermanos nuestros como los venezolanos?

No se me olvida Panamá, con un coeficiente de 51'7%, aumentando el PIB en un 7% en los últimos diez años y con una desigualdad aterradora visible en sus barriadas de chabolas, con un 5% de personas sin agua potable, un 25% sin sanidad y un 11% de malnutrición. Este país parece que sí es visitado asiduamente por parte de algunos políticos aunque no de forma oficial.

He dejado este escrito para escuchar el debate de los cuatro aspirantes a la Presidencia del Gobierno y no he escuchado nada nuevo, bueno hay una novedad: PP, PSOE y C's han dejado de preocuparse por Venezuela para hacerlo por Grecia. Se ha repetido más el nombre del país helénico que ningún otro.

Y mi gran decepción, sigo sin saber con quién pactará el Señor Pedro Sánchez tras el 26J.

sábado, 11 de junio de 2016

La campaña electoral y el "Mundo Today"

  
Hoy empezó la campaña electoral... mejor dicho, sigue la campaña electoral, parece que hemos vivido siempre sufriendo y soportando programas electorales defendidos por políticos a los que cada vez les cuesta más ser creíbles. Ésta, quizás por reiterativa, parece haber agotado las ideas y es más una reseña del Mundo Today que una defensa del ideario.

Yo voté bien, con responsabilidad e información previa y desde luego no pienso cambiar mi voto. Dicho esto, me resulta enojoso tener que contribuir al pago de una nueva, por austera que sea.

Recuerdo, en mi infancia, un bazar lleno de cacharros frágiles con un cartel que decía: "Quien rompe, paga y se lleva los trozos". Pues tengo que pagar sin haber roto nada.

Se me ocurre financiarla bajando el sueldo de los parlamentarios al nivel del salario mínimo. Si hay familias que pueden vivir con 655 euros, no estaría mal que nuestros políticos lo intentaran (seguro que algún ahorrillo tendrán, lo que le permitirá superar mejor el trance). Por supuesto, el gobierno en funciones, que ha “funcionado” de manera bastante arbitraria a mi juicio, también cobraría lo mismo. Este cobro tendría efecto retroactivo, de manera que habría que devolver los excedentes. ¿Qué le parece, señor Montoro?

Pero más enojoso me resultan los vídeos promocionales, de verdad, son un insulto a la inteligencia de la ciudadanía. Vamos a ver, algunas preguntas:

Si no me gustan los perros. ¿A quién voto? Sencillamente no tengo perros en casa.

Si en la tienda en la que compro no me devuelven la mercancía... ¿A quien voto? ¿O me voy a aquella que “si no quedo satisfecha me devuelven el dinero”?

¿Me imagino un verano sin Rajoy? Pues sí, en el verano estarán mi familia y mis amigos, algún trocito de playa y una sangría fresquita... poco más.

Por favor, he estado leyendo programas electorales bastante farragosos, poco claros y que encima no se cumplirán. Dejen ya los vídeos de gatos, rebecas y demás bagatelas y contesten cómo van a resolver esta situación, con quién van a pactar y cómo nos van a evitar unas terceras elecciones.

¡Ah! Y visto los problemas de déficit ¿De dónde van a recortar los gastos que originen esta campaña? ¿Acaso hay una caja C que no conocemos?

martes, 7 de junio de 2016

Esperanza Aguirre y el machismo.

Es la segunda vez que la Señora Esperanza Aguirre sale de una situación cuanto menos embarazosa, calificando de “machismo” las actitudes o las preguntas que le incomodan.

Cuando aparcó su coche de forma irregular en la Gran Vía, sin aceptar la sanción, huyó, derribando una de las motos de los agentes. Su defensa se basó en que la actitud de los agentes y policías era prepotente y “machista”.

Ahora, ante las preguntas de un periodista sobre las acciones con cotización en Bolsa, adquiridas por la compañía fundada por ella y Don Fernando Ramírez de Haro, su marido, Doña Esperanza se niega a responder por considerar la pregunta “machista”, responde con toda tranquilidad, contundencia y con una sonrisa condescendiente e irónica.

Señora Esperanza, me enerva usted con su actitud, se lo dice una maestra que ha trabajado durante cerca de cuarenta años intentando erradicar el machismo auténtico en la escuela y educando en igualdad, digo el machismo auténtico, no ese vocablo huero que usted utiliza para evadir sus responsabilidades, y enerva usted a todos aquellos docentes que han trabajado en la misma línea que yo.

Pero lo peor es que su actitud es insultante para todas aquellas mujeres que hacen equilibrios para compaginar su vida doméstica con la laboral, cobran menos que sus compañeros de trabajo rindiendo lo mismo o más que ellos, obtienen los peores puestos laborales, sufren vejaciones y malos tratos físicos y psicológicos y muchas mueren por esa violencia machista.

Puedo entender que usted quiera defender lo indefendible, pero por favor, antes de emplear la palabra “machismo” con esa ligereza, piénselo dos veces.

domingo, 5 de junio de 2016

En el cumpleaños de mi querido y recordado Federico

"Yo soy español integral y me sería imposible vivir fuera de mis límites geográficos; pero odio al que es español por ser español nada más, yo soy hermano de todos y execro al hombre que se sacrifica por una idea nacionalista, abstracta, por el sólo hecho de que ama a su patria con una venda en los ojos. El chino bueno está más cerca de mí que el español malo. Canto a España y la siento hasta la médula, pero antes que esto soy hombre del mundo y hermano de todos. Desde luego no creo en la frontera política."