miércoles, 16 de marzo de 2016

¿Es la justicia igual para todos?

Indignante, vomitivo, degradante, oprobioso, injurioso, triste, penoso... por rico que sea el castellano me faltan vocablos para calificar la actitud de los aficionados del PSV, en el corazón de Madrid, en plena Plaza Mayor.

Supongo que estos descerebrados venían a animar a su equipo. Supongo también que el alcohol les quitó la poca racionalidad que pudiesen tener pero el penoso espectáculo que dieron debería haber tenido una enérgica sanción y una firme intervención policial.

Miraba la televisión indignada, viendo como unas señoras solicitaban limosna, cuando estos racistas empezaron con sus burlas, tirándoles las monedas, haciéndolas bailar, tocar el suelo con la cara... aprovechándose ignominiosamente de su necesidad, quizás del hambre de sus hijos e hijas o de la enfermedad de parientes ancianos a su cargo...

─¿Es posible que no llegue la policía? ─pregunté indignada.

─Ahí hay un coche ─contestó mi marido que miraba atónito.

─«Gracias a Dios» ─pensé con la misma sensación que tenía de niña al ver llegar Séptimo de Caballería que salvaba a los “buenos”.

Pero la vida real es otra. La policía, ante mi ojos asombrados, se dirigió a las señoras rumanas, obviando la piara indecente de ultras, e instándolas a que desalojaran la plaza. Me pareció ver en la actitud de los policías conmiseración y un gesto como de disculpa por lo que estaban haciendo.

Esto no es apología del racismo, de la xenofobia, del clasismo... Es racismo, xenofobia y clasismo puro, en su versión más dura, más desgarradora, más terrible.

Y ocurre a una hora en la que imagino que habría niños y niñas, adolescentes, jóvenes que pudieron verlo en primer plano o bien en los medios de comunicación... Y no es ficción, es realidad.

Si por una supuesta apología del terrorismo, dos titiriteros son arrestados, incomunicados y se les retira el pasaporte... No entiendo que estos señores se fueran de rositas a su país.

Lo derechos humanos deben ser respetados. Hoy tengo vergüenza de pertenecer a un ámbito social que permite esta situación. Desgraciadamente, la justicia NO es igual para todos.

1 comentario:

  1. ...los civilizados europeos?...lo malo es que pagan justos por pecadores!!!!

    ResponderEliminar