martes, 22 de marzo de 2016

¿En el nombre de Alá?

Otra vez los terroristas azotan, esta vez ha sido Bruselas... podría haber sido cualquier otro lugar; es una de las armas de estos descerebrados, la sorpresa y los ataques traidores.

Me pongo en el lugar de las víctimas, de los familiares y amigos... me invade la ira pero quisiera ser lo más ecuánime posible ante este problema.

“En el nombre de Alá, el compasivo, el misericordioso...” Así empiezan la mayoría de las suras del Corán. “Aquel cuya misericordia todo lo abarca; que desea la bondad, la misericordia y la belleza para todas las cosas creadas; que transmite beneficios innumerables sin ninguna distinción”.
Las barbaries más grandes ocurridas a lo largo de la historia, se han basado en una errónea interpretación religiosa. Poner a una guerra el epíteto “santa” es llamar caliente a la nieve o blanco al azabache.

Y resulta que “en el nombre de Alá” estos sanguinarios, sádicos, sangrientos... han sembrado el terror entre la población, entre hombres, mujeres y niños a los que han pillado desprevenidos. Han dejado, como tantas veces, una estela de muertos, lágrimas y sufrimientos. Han dejado familias rotas, heridos que nunca se recuperarán del todo, personas que durante toda su vida sentirán las secuelas de esta experiencia desgarradora. Mi empatía más cordial para todas ellas.

No quiero acabar sin recordar a todos aquellos musulmanes, de corazón limpio, que han sufrido y siguen sufriendo estos desmanes de los terroristas. Ellos han sido los más golpeados en Afganistán, Siria, Irak, Malí, Somalia, Egipto, Kenia, Nigeria... y además tienen que sufrir la animadversión de muchos, que los tachan de terroristas por el mero hecho de ser musulmanes.

¡No a la guerra! Nunca es santa. ¡No más terror en nombre de Alá!

No hay comentarios:

Publicar un comentario