martes, 8 de marzo de 2016

Día de la mujer

La educación es lo que permite el desarrollo integral de las personas, esos seres complejos y diversos, con posibilidades que ni ellas mismas conocen.

Hablo de personas, de hombres y mujeres a los que una sociedad y una educación equivocada asigna roles y actitudes en función de su sexo.

Es cierto que en nuestra sociedad machista (no dudo de los avances positivos, pero aún queda mucho camino) es la mujer la que lleva la peor parte: maltratos físicos y psicológicos, sueldos de menor cuantía, puestos de menor responsabilidad, mayor tiempo de dedicación a las faenas caseras...

Pero el hombre también pierde porque se le asigna un rol que no siempre está de acuerdo con su personalidad, sus sentimientos y sus anhelos.

Hoy, día de la mujer, quiero recordar este escrito. No sé quien lo elaboró, pero creo que da mucho que pensar.

Por cada mujer fuerte, cansada de tener que aparentar debilidad, hay un hombre débil cansado de tener que parecer fuerte.

Por cada mujer cansada de tener que actuar como una tonta, hay un hombre agobiado por tener que aparentar saberlo todo

Por cada mujer cansada de ser calificada como "hembra emocional" hay un hombre a quien se le ha negado el derecho a llorar y a ser delicado.

Por cada mujer catalogada de poco femenina cuando compite, hay un hombre que se ve obligado a competir para que no se dude de su masculinidad.

Por cada mujer cansada de sentirse un objeto sexual, hay un hombre preocupado por aparentar que está siempre dispuesto.

Por cada mujer que se siente atada por sus hijos, hay un hombre a quien se le ha negado el placer de la paternidad.

Por cada mujer que no ha tenido acceso a un trabajo o salario satisfactorio, hay un hombre que debe asumir la responsabilidad económica de otro ser humano.

Por cada mujer que desconoce los mecanismos de un automóvil, hay un hombre que no ha aprendido los secretos del arte de cocinar.

Por cada mujer que da un paso hacia su propia liberación, hay un hombre que redescubre el camino a la libertad.

Vamos a aceptar nuestras limitaciones, nuestras capacidades, nuestros sentimientos, nuestras ilusiones. Vamos a querernos y aceptarnos como somos independientemente de ser hombres o mujeres.

¡Feliz día a todas aquellas personas que trabajan por la liberación de las trabas sociales!

1 comentario:

  1. Feliz día de la Mujer, Magdalena.
    En este mundo siempre ha habido y habrá hombres y mujeres luchadores, hombres y mujeres que nos sorprende.
    La diferencia existe si uno quiere que exista.
    Yo felicito a todas aquellas mujeres que se levantan cada día con la esperanza de hacer un día mejor.
    A las que intentan llevar todo por delante sin abandonar a su familia.
    Como para todo hay un día,hoy es el nuestro.
    Felicidades a todas.

    ResponderEliminar